viernes, 25 de septiembre de 2009

where the wild things are not


">
Ayer se cumplió un año de la muerte de mi Padre, sin duda algo triste; mi Madre le mando hacer una misa, así que ahí vamos todos a la iglesia, una vez en ella y ya comenzando el sacerdote a orar, enfrente de mi se encontraba un niño de unos 6 a 8 años aproximadamente junto a su abuela y no se porque razón este niño me recordó tanto a mí de chico, sobre todo cuando vio a mi sobrino, luego luego le brillaron los ojos como diciendo "ah! hay otro niño aquí, quiero jugar!"; no se si a ustedes les pasaba esto, pero esa sensación es muy agradable; es decir: los niños tienen como una cofradía entre ellos, y cuando están en este mundo de adultos que ellos no entienden y se encuentran con otra personita desean volver a su mundito especial, no se, así me pasaba a mi, pero creo que no a todos, en fin ayer lo recordé y volví a mi pequeña cofradía, Buen fin.

3 comentarios:

valnouveau dijo...

yo era antisocial.
un beso.

valnouveau dijo...

por cierto Savie, esa es una de mis canciones favoritas de aracade.
abrazo!

Victoria dijo...

sabes que si.. los niños son mas simples y como hoy lo decia tu hermano, lo simple siempre es mejor...
niños.. que ganas de aprender de ellos no?
me uno a este primer año con el debido respeto y todo mi cariño por ti y tu familia